Uno de los materiales base en cualquier construcción es el cemento, el cual en realidad es una mezcla de arcilla y piedra caliza, calcinadas y molidas. El producto resultante al ser mezclado con agua y yeso genera una especie de pasta de color gris con características maleables, que después de cierto tiempo se solidifica.  

En general, existen varios tipos de cemento, los principales son los cementos de origen arcilloso (una parte de arcilla x cuatro partes de piedra caliza), y los cementos puzolánicos (son de origen volcánico) los cuales son utilizados en obras de construcción ecológicas.

El cemento cuenta con características específicas en cuanto a dureza y resistencia a sustancias químicas o corrosivas. Es muy resistente a diversas temperaturas y es de fraguado acelerado.  

El mortero en realidad es una mezcla que contiene cemento y arena, la cual es mezclada de acuerdo con los requerimientos del proyecto. Es perfecto para colocar ladrillos, recubrir paredes, mampostería, aplanado y repello de muros, etc. Por lo general se mezcla con yeso, cal, cemento cola, o mixtos. No es recomendable su uso para fabricar o rellenar partes estructurales del inmueble.  

Si quieres conocer más de este tema, envíanos un correo electrónico: surconsa@hotmail.com